domingo, 10 de junio de 2007

Conciliación

“Érase una vez un joven muchacho que vivía en una ciudad azteca. Hijo de un guerrero azteca, tenía que decidir sobre su futuro y el camino que debía elegir para ser feliz en su vida. Para ello su maestro le brindó su ayuda y le presentó a tres antiguos alumnos que habían escogido caminos muy distintos. Así le presentó a un guerrero, que eligió una vida dedicada a su trabajo, alejándose de su familia. A un comercial, que optó por dedicar su vida a su pareja, sin prestarle tanta atención a su trabajo. El tercer personaje al que le presentó fue a un ermitaño, que escogió como forma de vida la dedicación a él mismo, sin preocuparse demasiado por su trabajo, que se había convertido en un simple medio para sobrevivir. Por último, la historia del propio maestro, que había hecho de su trabajo su forma de vida. No sólo enseñaba en la escuela, sino que dedicaba su vida por entero a los demás, olvidándose de la suya propia”.

Básicamente este es el argumento de un libro titulado “La pirámide hueca” que trata de descubrir el secreto del equilibrio entre la vida profesional y personal, e incluso si indagamos un poquito más, el secreto de la felicidad.

En un tema que está tan en auge, como es la conciliación, la respuesta no sólo se encuentra en las instituciones o a través de las leyes. Aunque sí es cierto que ayudan y son fundamentales para el buen desarrollo de determinada prácticas que se llevan en las empresas. Finalmente, quien tiene la última palabra somos todas y todos, que intentamos buscar cada día ese equilibrio, a veces caminando sobre la cuerda floja sin red debajo, y otras veces caminando a través de una amplia barra de sujeción con colchón amortiguador debajo.

1 comentario:

claudio dijo...

mmm necesito ese libro!